La Calavera

La Vida, el Universo, y todas las cosas

  • No mas Sangre

    No mas Sangre

  • Categorías

  • Archivo

  • Mas leídos

  • RSS Recomendado

    • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Banners

    WordPress

    Get Firefox

    Get Thunderbird

    Ubuntu - Linux for Human Beings

    Fotograf�as del Corsario Negro en Flickr

    The Hitchhickers Guide to the Galaxy

    Dilbert

30 Libros: Día 26: Africa Korps, Erwan Bergot

Posted by El Corsario Negro en 2011-09-10

“Los botones ya no tenían brillo. Los uniformes estaban sucios. Los tanques tenían arena. El Africa Korps estaba listo para pelear.”
Africa Korps, Erwan Bergot

A través del weblog Teoría del Caos, de René López, me entero del esfuerzo de Mauricio Montenegro de escribir la recomendación de 30 libros en un mismo número de días, con una condición muy especial en cada uno de ellos, lo cual está haciendo en su weblog 30 Libros.

A mi nadie me invitó, pero tratándose de libros, me invito yo solo. Empecemos.

26. Uno que asocie con la música que le gusta.

Hay veces que todo el universo conspira para poner el libro correcto en el lugar correcto para el lector correcto. O en mi caso, el libro equivocado para el lector equivocado en el mejor momento posible, mientras oía una vieja canción que amalgamaba, cual un cemento que unía 70 años de historia y los cinco continentes en la sala de mi casa.

Desde niño me gustaba jugar con soldaditos, ya no de plomo – que es venenoso – sino de plástico – que solo es venenoso al planeta -. Y no hablo de parar una veintena de infanterías para agarrarlas a canicazos, sino de utilizar un libro de la primera guerra mundial para simular, a escala, claro, escenarios diferentes del desembarco de Gallipoli con un par de cientos de soldados con sus regimientos representados en colores vivos, en sus cascos.

Las medallas también eran a base de pintura vinci.

Mi padre, después de sus frecuentes viajes, me traía nuevas compañías de soldados y, a veces, si tenía mucha suerte, un tanque. Tanques hermosos, a escala, de metal y bellamente pintados, con orugas de plástico flexible que se movían y permitían que superaran cualquier obstáculo en mi cama, mi cuarto, mi sala o el patio. Se que eran tanques de colección y que debía haberlos cuidado en vez de jugar con ellos hasta que los destruí, pero me queda el consuelo que los disfruté mas de lo que cualquier coleccionista pudo hacerlo.

Que puedo decir, me encantaba la estrategia militar.

Y de repente, cuando empecé a leer libros “sin dibujitos”, me sentí muy atraído por uno, de color ocre, que tenia varios tanques como los mios fotografiados sobre un tablero de ajedrez. ¿Cómo no lo iba a leer?

Africa Korps

Africa Korps

El libro hablaba sobre el cuerpo expedicionario nazi enviado a África a ayudar a sus aliados fascistas italianos, que estaban recibiendo una dosis extra de paliza por los ingleses, con cereza hasta arriba incluida. Narraba como a su mando estaba un joven oficial que había demostrado mucha capacidad en el uso de unidades motorizadas en la ofensiva que derrotó a Francia antes que los aliados pudiesen decir “¡Mon Dieu!”, y que fue despachado a las costas de Cirenaica con unas cuantas tropas y un ejercito que solo estaba en papel.

Y como hizo la unidad Paperpanzer (Tanques de papel) y los utilizó para detener la ofensiva Inglesa. Su nombre pasaría a ser leyenda. El Mariscal Erwin Rommel, el zorro del desierto.

En este libro le echaban porras al malo de la película. Este libro narraba, con admiración, las estrategias, ingenuidad y valor de una parte del ejercito de uno de los peores regímenes conocido por la humanidad: El tercer reich, la alemania nazi.

Y en este libro uno solo puede admirar la genialidad de Rommel, el valor de sus tropas, la tenacidad de sus equipos de guerra. ¿Pueden pensar en un peor libro para darle a un niño que le gusta la estrategia militar? Es un milagro que no me dejo el bigote de Hitler.

Sin embargo el que alguien sea el malo de la película no le quita méritos respecto a su desempeño. y el Africa Korps tuvo muchos méritos.

Y una tarde estaba leyendo una parte muy sentimental, donde mencionaban que la canción favorita del Africa Korps era una vieja canción hecha por un veterano alemán de la primera guerra mundial en los 20’s y recuperada por interpretes de los 30’s como Edith Piaf y Marlene Dietrich. Y como, pese a estar prohibido y castigado, era también la canción favorita de las tropas inglesas, hindúes, australianas y neozelandesas que los enfrentaban a solo 500 metros de distancia. Una vieja y triste canción sobre amores perdidos llamada “Lili Marleen”.

Y entonces presté mas atención a la canción que escuchaba en el radio, en mi querida “La Pantera”, una estación dedicada al movimiento del rock en español, donde el grupo español “Olé Olé” cantaba una canción a ritmo de pop cuya letra, de repente, se me hacia muy conocida, como si la hubiese oído, y cantado, en otro lugar, con otra voz, en otra vida, en un desierto lejano.

Y por un momento todo se unió. 70 años de historia, todos los continentes de la tierra, soldados buenos y malos enfrentados entre dunas eternas, musica rock moderna y canciones tristes pasadas, tanques de juguete y Panzers alemanes, el zorro del desierto y un niño en su sala, dándose cuenta, con un libro en las manos, que todos eran uno. Que todos estaban unidos, si tan solo por un momento. Conexiones en farolas en la noche, afuera de un cuartel.

PS. Y aunque me sigue gustando la estrategia militar, gracias a “El Arte de la Guerra” de Sun Tzu comprendí la única forma en que deben ser las guerras: De mentiras, con soldaditos de plástico y con tanques a escala con orugas de hule, en la sala de algún niño, que canta con voz baja:

Esta luna en ruinas sabe que pasó
Mira mi uniforme, mi honor me lo cosió
Fui un mal soldado, me rendí
Pero al final he vuelto a ti
Por ti, Lili Marlen
Por ti, Lili Marlen

2 comentarios to “30 Libros: Día 26: Africa Korps, Erwan Bergot”

  1. Bolo Lacertus said

    Ciertamente uno de los grandes regalos de la cultura, dejarnos intuir que todo está conectado, a menudo son las mismas canciones, los mismos conflictos, los mismos errores.

  2. mili said

    No se imaginan cuanto he disfrutado el analisis de este libro del corsario, así como el comentario de Bolo Lacertus. Los amo inmensamente. Un fuerte abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: