La Calavera

La Vida, el Universo, y todas las cosas

  • No mas Sangre

    No mas Sangre

  • Categorías

  • Archivo

  • Mas leídos

  • RSS Recomendado

    • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Banners

    WordPress

    Get Firefox

    Get Thunderbird

    Ubuntu - Linux for Human Beings

    Fotograf�as del Corsario Negro en Flickr

    The Hitchhickers Guide to the Galaxy

    Dilbert

30 Libros: Día 23: Alien Landscapes, Robert Holdstock y Malcolm Edwards

Posted by El Corsario Negro en 2011-09-07

“Alien Landscapes explores ten of the best-known worlds with a detailed text explaining their history and politics, climate, geography, flora and fauna and their location in the Galaxy.”
Alien Landscapes, Robert Holdstock y Malcolm Edwards

A través del weblog Teoría del Caos, de René López, me entero del esfuerzo de Mauricio Montenegro de escribir la recomendación de 30 libros en un mismo número de días, con una condición muy especial en cada uno de ellos, lo cual está haciendo en su weblog 30 Libros.

A mi nadie me invitó, pero tratandose de libros, me invito yo solo. Empecemos.

23. Uno que le gustaría volver a leer en su vejez.

Una de las obras que mas me enorgullecen fue el organizar un grupo informal y extraoficial de intercambio en la secundaria. Un mercado negro. Mientras que en el taller de electricidad se manejaban e intercambiaban grandes volúmenes de pornografía (era una era anterior a la existencia de la oferta amplia y gratuita en internet) varios compañeros de mi secundaria realizábamos transacciones mucho mas peligrosas. Cada quién llevaba uno o dos en la mochila, ocultos, y en esquinas alejadas del tránsito normal, o a la sombra de algún resquicio, realizábamos peligrosas negociaciones e intercambios. Algunas de las cosas mas peligrosas que transitaron por mi secundaria pasaron así por nuestras manos. Libros. Intercambiábamos libros.

Bueno, algo tenía que hacer para entretenerme, ¿no?

Y uno de los libros que pasaron por mis manos, fugazmente, durante algunos días era un libro grande, profusamente ilustrado. Un libro de viajes (de hecho pensé ponerlo en esa categoría). Un libro dividido en una decena de capítulos, cada uno describiendo un lugar, un mundo, un libro, un sueño. El mundo anillo de Larry Niven. La tierra futura visitada por un viajero del tiempo. Eros convertido en nave generacional. Trantor capital del imperio galáctico. Dragones volando en el cielo de Pern.

Alien Landscapes

Alien Landscapes

Lugares para ir a visitar los fines de semana, si tan solo en la mente.

El libro fue intercambiado por otro. Nunca lo he vuelto a ver. Ni siquiera lo he buscado como busco “Matias y el Pastel de Fresas” (del que hablaré mañana).

A veces, en las noches, después de fantasear con jugar en la arena de Arrakis, me imagino a mi mismo, viejo, anciano, vestido con una toga blanca, tirado en mi cama. Y ese libro, flotando en medio del cuarto, está ahí, viéndome una vez mas, antes de morir.

¡¡¡Taaan-Taaan-Taaan—TAN-TAN!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: