La Calavera

La Vida, el Universo, y todas las cosas

  • No mas Sangre

    No mas Sangre

  • Categorías

  • Archivo

  • Mas leídos

  • RSS Recomendado

    • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Banners

    WordPress

    Get Firefox

    Get Thunderbird

    Ubuntu - Linux for Human Beings

    Fotograf�as del Corsario Negro en Flickr

    The Hitchhickers Guide to the Galaxy

    Dilbert

30 Libros: Día 22: Cuentos en Verso para Niños Perversos, Roald Dahl

Posted by El Corsario Negro en 2011-09-06

“¡Si ya me la sé de memoria!,
dirás. Y, sin embargo, de esta historia
tienes una versión falsificada,
rosada, tonta, cursi, azucarada,
que alguien con la mollera un poco rancia
consideró mejor para la infancia…”
Cuentos en Verso para Niños Perversos, Roald Dahl

A través del weblog Teoría del Caos, de René López, me entero del esfuerzo de Mauricio Montenegro de escribir la recomendación de 30 libros en un mismo número de días, con una condición muy especial en cada uno de ellos, lo cual está haciendo en su weblog 30 Libros.

A mi nadie me invitó, pero tratandose de libros, me invito yo solo. Empecemos.

22. Uno de poemas (no valen antologías).

Al inicio, al leer la condición de este día me preocupé. Realmente ni leo ni gusto de la poesía, salvo en canciones picarescas (“Un panadero fue a misa,\no encontrando qué rezar,\le pidió a la Virgen pura\marihuana pa’ fumar.”).

Y entonces lo recordé. Un libro de cuentos en verso para niños. Un libro de rimas infantiles. De pequeños cuentos clásicos. De princesas y madrastras y tres osos en su casa, habichuelas mágicas y cerdos y lobos.

Pero para niños perversos.

Cuentos en Verso

Cuentos en Verso

Pedagogía negra, diría mi madre.

Por que los cuentos que le venden en el cine a nuestros hijos no son sino versiones bajas en calorías, y políticamente correctas, de los horrorosos cuentos de antaño, los que las abuelas contaban a los niños, en la penumbra de la noche con solo una lampara para alumbrarse, para que advertirles que no debían adentrarse en el bosque. Para que temiesen a lo desconocido, a lo extraño, a lo diferente.

Ahora nuestros hijos ven historias donde las hadas son débiles y miedosas, en vez de ser fuerzas de la naturaleza capaces de destruir la vida de un hombre por capricho. Los lobos son torpes y cobardes, en vez de los mejores cazadores de niños y hombres como lo fueron en otro tiempo. Los osos son estúpidos y solo comen miel, en vez de ser los reyes del bosque. La magia es solo luces brillantes, cuentas baratas, en vez de ser el camino mas fácil y rápido al infierno.

Vivimos en un futuro débil. Idiotizado por ratones sonrientes de pantaloncillos cortos.

Pero todavía hay quienes apreciamos el fuego, el miedo, la oscuridad. Hay quienes queremos bosques oscuros, islas misteriosas, ruinas abandonadas y monstruos inhumanos. Los que queremos, al cerrar los ojos, oír el callado y enloquecedor tamborileo de viles tambores y el chillido monótono de flautas malditas.

Los que despreciamos los vampiros que brillan como esferas de discoteca, los magos como abuelos bonachones, los hombres lobo metrosexuales y los asesinos tiernos y bondadosos.

Por que mi hija todavía no lo sabe, pero al acercarse a la noche, a la maldad y al miedo aprende lo que es la luz, la bondad y el valor. Solo apreciando al enemigo se el puede derrotar. Solo enfrentando nuestro lado oscuro podemos volvernos lo que queremos ser.

Nuestros hijos no son tontos. Aprenden mas y mejor que nosotros. Solo les falta experiencia, su gran debilidad y su mayor fortaleza. No necesitan que los engañemos y les hagamos pensar que las cosas son de dulce, y que nada les puede hacer daño.

Necesitan saber que el mundo es rojo en diente y garra.

Como dijo G.K. Chesterton: Los cuentos de hadas no hacen que los niños piensen por primera vez en duendes. Lo que los cuentos de hadas le dan al niño es su primera idea clara de la posible derrota de un duende. El bebé ha conocido íntimamente al dragón desde que tiene una imaginación. Lo que el cuento de hadas le da es un San Jorge para matar el dragón.

De eso trata Roald Dahl. Niños huérfanos, pobres, débiles, pequeños y malqueridos que se enfrentan a gigantes, locos, brujas, lobos. Niños que descubren que están solos, y que ellos solos, con inteligencia y valor (y ayuda de abuelas, reinas o insectos) pueden salir adelante. Pueden vencer. Pueden perseverar.

Y en “Cuentos en verso para niños perversos” vemos a los niños volverse ricos, aprender a bañarse al menos una vez al mes, descubrir que la monarquía es una institución caduca, y que es mejor casarse con un cocinero que con un príncipe, y que las niñas valientes de capa roja pueden hacer de los lobos elegantes abrigos de piel… y de los cerditos que necesitan ayuda contra los lobos buenas bolsas de mano (Inserte risa macabra aquí).

Una respuesta to “30 Libros: Día 22: Cuentos en Verso para Niños Perversos, Roald Dahl”

  1. Las analogías son buenas, los niños aprenderían mejor en las escuelas con ese método que con otra cosa, hasto yo leería ese libro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: