La Calavera

La Vida, el Universo, y todas las cosas

  • No mas Sangre

    No mas Sangre

  • Categorías

  • Archivo

  • Mas leídos

  • RSS Recomendado

    • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Banners

    WordPress

    Get Firefox

    Get Thunderbird

    Ubuntu - Linux for Human Beings

    Fotograf�as del Corsario Negro en Flickr

    The Hitchhickers Guide to the Galaxy

    Dilbert

30 Libros: Día 5: Last Chance to See, Douglas Adams y Mark Carwardine

Posted by El Corsario Negro en 2011-08-20

“By flying from New York and Paris to Antananarivo by 747 jet, up to Diego-Suarez in an old prop plane, driving to the port of Maroantsetra in an even older truck, crossing to Nosy Mangabe in a boat that was so old and dilapidated that it was almost indistinguishable from driftwood, and finally walking by night into the ancient rain forest, we were almost making a time journey back through all the stages of our experiments in twig technology to the environment from which we had originally ousted the lemurs. And here was one of the very last of them, looking at me with, as I say, serene incomprehension.”
Last Chance to See, Douglas Adams y Mark Carwardine

A través del weblog Teoría del Caos, de René López, me entero del esfuerzo de Mauricio Montenegro de escribir la recomendación de 30 libros en un mismo número de días, con una condición muy especial en cada uno de ellos, lo cual está haciendo en su weblog 30 Libros.

5. Uno de viajes.

Cuando empecé a decidir que libro recomendar de viajes empecé pensando en libros clásicos, “La vuelta al mundo en 80 días” de Julio Verne, “La Odisea” de Homero, o algo así. Luego pensé seriamente en recomendar “De Paso”, de Paco Ignacio Taibo II, un libro muy importante en mi forma de pensar, que habla sobre como, a lo largo de nuestra vida, todos estamos de viaje, todo el tiempo. Solo de paso en este lugar y momento.

Una de la reglas que quería ponerme a mi mismo era no repetir autores. No hacer una gran lista de libros de uno o dos de mis autores favoritos. Forzarme a recomendar autores variados. Y a veces me siento intimidado. Tengo miedo que mis recomendaciones sean pueriles y sencillas. Mostrar que realmente no he leido tanto, no conozco muchas de ls grandes obras de la humanidad, o sentirme disminuido ya que no puedo recomendar libros de autores contemporaneos y eclécticos. Finalmente no estoy en “el medio”. No conozco de las nuevas estrellas de la literatura ocultas del público general, solo conozco un poco de lo mucho que está escrito allá afuera.

Con este libro no me siento avergonzado. Con este libro se que estoy recomendando el mejor libro posible sobre este tema.

Imagina, por un momento, que escribes una novela que se vuelve famosa, popular: un best-seller. Te vuelves mas famoso y rico de lo que nunca hubieras soñado. ¿Que haces con tu nueva fama y fortuna? Podrías comprarte una bati-cueva, ahogarte en carros, viejas y vinos, tirarte en una cama y dejar que el tiempo pase, sin hacer mas nada.

Podrías hacer algo fabuloso, un viaje no solo por la geografía de la tierra, sino por las ideas, los tiempos, y las maravillas de nuestro planeta. Porque un viaje no solo requiere distancia. Para que el viaje sea importante necesita un destino. Un verdadero viaje requiere un propósito, una idea. Un verdadero viaje es una búsqueda. Una búsqueda donde no solo recorres lugares, sino también ideas y prejuicios, tiempos y culturas. Una búsqueda donde, al final, si tienes mucha suerte, te encuentras a ti mismo.

Last Chance to See

Last Chance to See

Douglas Adams, autor de “The Hitchhickers Guide to the Galaxy” (ya hablaré de ese libro en unos días, la única vez en este ejercicio que un autor repite entrada) se encontró, por azar y gracia de la BBC, en Madagascar buscando un lemur, un lemur muy extraño, junto con un naturalista llamado Mark Carwardine, para hacer un programa de radio. Ese fue el momento de concepción de este gran libro. Pero no me dejen contarlo a mi, mejor leanlo de la pluma de Douglas Adams mismo:

‘Well, up to a point,’ said Mark, ‘up to a point. There are twenty one species of lemur on Madagascar now, of which the aye-aye is thought to be the rarest, which just means that it’s the one that’s currently closest to the edge. At one time there were over forty. Nearly half of them have been pushed over the edge already. And that’s just the lemurs. Virtually everything that lives in the Madagascan rain forest doesn’t live anywhere else at all, and there’s only about ten per cent of that left. And that’s just Madagascar. Have you ever been to mainland Africa?’
‘No.’
‘One species after another is on the way out. And they’re really major animals. There are less than twenty northern white rhino left, and there’s a desperate battle going on to save them from the poachers. They’re in Zaire. And the mountain gorillas, too -they’re one of man’s closest living relatives, but we’ve almost killed them off’ this century. But it’s happening throughout the rest of the world as well. Do you know about the kakapo?’
‘The what?’
‘The kakapo. It’s the world’s largest, fattest and least-able-to-fly parrot. It lives in New Zealand. It’s the strangest bird I know of and will probably be as famous as the dodo if it goes extinct.’
‘How many of them are there??’
‘Forty and falling. Do you know about the Yangtze river dolphin?’
‘No.’
`The Komodo dragon? The Rodrigues fruitbat?’
‘Wait a minute, wait a minute,’ I said. I went into the hut and rummaged around in the ants for one of the monkey’s most prized achievements. It consisted of a lot of twigs mashed up to a pulp and flattened out into sheets and then held together with something that had previously held a cow together. I took my Filofax outside and flipped through it while the sun streamed through the trees behind me from which some ruffed lemurs were calling to each other.
‘Well,’ I said, sitting down on the step again, ‘I’ve just got a couple of novels to write, but, er, what are you doing in 1988?’

Douglas Adams tomó su fama y su fortuna y se fue a viajar por el mundo. ¿Su destino? Buscar y ver a media docena de animales al borde de la extinción. Fue por una última oportunidad para verlos. Como escribe en el prologo Mark Carwardine, los naturalistas son como biblotecarios en una enorme biblioteca en llamas, corriendo frenéticamente por los pasillos mientras escriben a toda prisa los nombres de los libros que pereceran en las llamas, tratando de guardar algo de la riqueza que ven arder frente a sus ojos.

Definitivamente un libro que todo ser humano sobre la tierra debería de leer, en su adolescencia, para saber que es lo que estamos perdiendo cada día, en nuestro planeta tierra. Un libro entretenido, que te hace reir a la vez que te hace pensar. Un libro que te llena de nostalgia por lugares y animales que, en casos como el delfín Baiji, nunca mas podremos ir a ver.

¿Quién quiere ir de viaje? No nos queda mucho tiempo.

PS1. La BBC hizo una serie de televisión basada en los viajes originales de Douglas Adams, con Stephen Fry reemplazando al tristemente fallecido Douglas Adams. Una serie que tengo muchas ganas de ver.

PS2. Este libro fue otra recomendación de mi hermano. Muchas gracias.

PS3. Este fue uno de los primeros libros que leí de forma electrónica, en una vieja Palm III.

Una respuesta to “30 Libros: Día 5: Last Chance to See, Douglas Adams y Mark Carwardine”

  1. paola said

    A mí me encantan los libros de Douglas Adams, recientemente vi en HBO la versión de Guía del autoestopista galáctico y me gustó mucho, es una buen adaptación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: