La Calavera

La Vida, el Universo, y todas las cosas

  • No mas Sangre

    No mas Sangre

  • Categorías

  • Archivo

  • Mas leídos

  • RSS Recomendado

    • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Banners

    WordPress

    Get Firefox

    Get Thunderbird

    Ubuntu - Linux for Human Beings

    Fotograf�as del Corsario Negro en Flickr

    The Hitchhickers Guide to the Galaxy

    Dilbert

30 Libros: Día 3: El Satiricón, Petronio Árbitro

Posted by El Corsario Negro en 2011-08-18

“Encolpo: Pero si tanto defiendes la moral y las buenas costumbres, ¿por que eres tan vicioso como nosotros?
Eumolpo: ¿Qué acaso el doctor, por conocer los sintomas, es inmune a la enfermedad?”
El Satiricón, Petronio Árbitro

A través del weblog Teoría del Caos, de René López, me entero del esfuerzo de Mauricio Montenegro de escribir la recomendación de 30 libros en un mismo número de días, con una condición muy especial en cada uno de ellos, lo cual está haciendo en su weblog 30 Libros.

3. Uno que sea un placer culposo.

Entre los candidatos estuvo “Los Inmigrantes” de Howard Fast, el cual se supondría muy tenelovelesco y pro-yanqui para ser de mis gustos, pero que me atrajo al punto de leer toda la saga de la familia Lavette, y “Elogio de la madrastra” de Mario Vargas Llosa, que también me gusta por motivos similares al Satiricón.

Sin embargo “El Satiricón” siempre tendra un lugar especial en mi corazón, al ser un libro que me ayudó a salir de la moral puritana y ver que hasta en asuntos de perversiones y lujurias hay niveles, gustos y etiqueta.

No recuerdo donde, en mi tierna infancia, leí acerca de Petronio. Había sido un romano pervertido, amigo de Nerón, el cual era el ejemplo de la bancarrota moral en la que cayó el joven imperio romano. Pero pese a las palabras de rechazo, se entendía un tipo de respeto, o incluso de admiración. Algo muy intrigante, sobre todo para un morrillo educado en la fe evangélica.

Entonces empecé a investigar acerca de ese romano tan lejano a mi vida y realidad. Si, era el ejemplo de las perversiones que salían en las películas de la época, tipo Barrabas o Calígula. Orgías, gulas, fornicaciones y perversiones. Si todo estaba ahí. Incluso un par de palabras nuevas que debía buscar en el diccionario.

Pero había mucho mas que eso. Se reconocía su intelecto, su capacidad como escritor y narrador de su época y sociedad. El mismo Nerón, antes de distanciarse de él, lo había nombrado “Árbitro de elegancia”. En mi mente el era, en la corte imperial, el que indicaba que color de divanes debían usarse en las orgías, el tipo de comida a servir en las gulas, cuando era adecuado (y por donde) era adecuado fornicar durante las tardeadas y cuales eran las perversiones a practicar en la temporada otoño-invierno del año 62 d.c.

Resulta que hasta para la corrupción moral había buen gusto y mal gusto, y él, de todos los romanos pervertidos de toda la historia del imperio, era el de gusto intachable.

Como muestra un botón. Tras caer de gracia de Nerón, le escribió una carta exponiéndolo no como corrupto y pervertido (lo cual era muy bien sabido en todo el imperio) sino como tonto y carente de gusto – lo cual me queda claro era el peor insulto posible, sobre todo viniendo de Petronio. Antes de que las legiones llegaran a crucificarlo, organizó una gula en su casa, con él en una tina en medio del salón, en donde procedió a cortarse las venas mientras platicaba afablemente con los invitados. Estoy seguro que ha sido el suicidio mejor llevado a cabo de la historia de la humanidad, en el sentido de las formas y etiqueta.

Si algún día he de morir, esa me parece una muy buena forma de irse. ¿Que habrán servido de entrada?

El Satiricon

El Satiricon

Así que me lancé a leer su obra mas famosa, “El Satiricón”. Por suerte encontré una edición vieja, muy ojeada, que alguna vez debió pertenecer a mi padre. Adentro, un par de folletines porno de los sesentas. Ningún lugar mas adecuado para guardarlos.

El Satiricón solo puede describirse como una novela porno. A través de sus páginas vemos que la fama de la corrupción moral de los romanos se gano a pulso y con gran esfuerzo por parte de los romanos, romanas y sus respectivas partes. Dudo muchas culturas puedan presumir de haber tenido tantas formas de coger y ser cogidos. Tantas variedades, métodos y gustos.

Pero eso si, hay que dejarlo claro. Este es el CANON de las novelas porno. Es divertida, ardiente, interesante. Te lleva a través de los viajes, ideas y miembros de los personajes a un recorrido fabuloso por la geografía de roma, los romanos, las romanas, y dos o tres extranjeros que pasaban por ahí. Te hace pensar, describe de forma entretenida conceptos morales y éticos, y sobre todo habla de lo que significa tener buen gusto. No solo es porno, sino también es un excelente libro por si mismo.

Muy recomendado, sobre todo a pubertos que quieran aprender los horizontes que recorrieron y exploraron sus antepasados. Creanme, dos mil años después hay muchas cosas que describe este libro las cuales nos hacen ruborizarnos.

¿Dónde dejé mi toga?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: