La Calavera

La Vida, el Universo, y todas las cosas

  • No mas Sangre

    No mas Sangre

  • Categorías

  • Archivo

  • Mas leídos

  • RSS Recomendado

    • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Banners

    WordPress

    Get Firefox

    Get Thunderbird

    Ubuntu - Linux for Human Beings

    Fotograf�as del Corsario Negro en Flickr

    The Hitchhickers Guide to the Galaxy

    Dilbert

Daniel: El juguete más peligroso

Posted by El Corsario Negro en 2007-10-10

“Tristemente, los niños de hoy nunca sabrán de la primitiva emoción de una tarde de verano ocupada en empalar a sus amigos antes de la cena.”
Refiriéndose a los “Dardos de Jardín”

Me sorprende, como padre, lo remilgosos y atemorizados que estamos respecto a la seguridad de nuestros hijos.

No me mal entiendan. Los amo y no deseo que nada malo les pase, pero, ¿ya nadie cree en la selección natural?

Yo espero que mis hijos sean lo suficientemente prudentes, listos, rápidos, fuertes y resistentes para sobrevivir. Espero que sean capaces de mostrar las mejores cualidades de los seres humanos para demostrar su derecho a tener hijos, en base a su capacidad de supervivencia, adaptación y control del ambiente.

¿Entonces por que no los dejamos jugar? ¿Por qué no los dejamos ir solos a la tienda? ¿Por qué no los dejamos comer tierra?

De niño me dejaban salir solo a la calle a jugar, aunque estuviera oscuro. Provoqué incendios en lotes baldíos. Quemé todo tipo de materiales, muchos de ellos tóxicos, y tengo unas cicatrices del plástico fundido que me cayó encima para probarlo. Me corté con metal oxidado. Me caí a los canales de Xochimilco. Me arrastre por la tierra. Trepé en juegos los cuales hoy se calificarían de “Trampas Mortales”. Caí – parcialmente – dentro de una coladera.

Sobreviví.

Hasta que punto, al cuidar a nuestros hijos, los privamos de esas experiencias. Los volvemos débiles. Cooperamos en la decadencia de la especie humana.

Como nuestra, una artículo de Slate, a ese respecto: Why Americans should eat more excrement

A todo esto por un entretenido artículo en Radar Online describiendo los 10 jugetes mas peligrosos de la historia.

Si mis hijos sacaron algo bueno de mi, fue la prudencia. Dentro de lo que cabe siempre tendí hacia el lado seguro de las cosas (mas o menos, y sin contar con mi incipiente piromanía).

¿Mi hermano? El ES el juguete mas peligroso de la historia.

Una pequeña lista de las cosas que hizo en su juventud, para que algún día Helena le pueda decir: Pero si tu hacías cosas mas peligrosas, papá…

  • Su idea de juguetes didácticos eran armas de mano. Una espada bastarda, un machete, una varilla.  Estoy seguro que, en vez de pedir a Dios por las noches que no entrara un ladrón a la casa, el pedía por uno.
  • Su idea de juegos deportivos eran rifles de aire comprimido y de fulminantes. Se prohibieron después de llenar de hoyos una ventana del vecino. En lo personal, recibí dos tiros, con una ida al hospital.
  • ¿Juegos de química? Pólvora y mechas. Se le pasó el azufre, y la casa apestó a hidrosulfuros durante un par de días (imaginen el olor de huevos podridos). Recuerdo un experimento con un policía de juguete y un cañón (cohete explosivo mexicano) de muy buen tamaño. Los pedazos – pequeños pedazos – tardaron 10 segundos en caer al suelo.
  • Cultura de seguridad. Al ver un anuncio diciendo a los niños que no metieran alambre en los tomacorrientes, muy científicamente hizo el experimento. Algo similar paso con los aerosoles y las llamas (aunque debo conceder que el lanzallamas resultante fue espectacular). Cuando el temblor de 1985, salió de la casa casi terminado el mismo, tranquilamente, sin el mas mínimo temor.
  • ¿Jugar con fuego? Yo personalmente lo vi con el brazo en llamas en una ocasión. Pero yo fui el perdedor. Me prendió fuego en dos ocasiones (aunque solo una de ellas intencionalmente).

A eso sumen el día que me presumió como se había enterrado una grapa en el pulgar, o la vez que me arruinó una cita gracias a que se abrió la pierna unos 20 centímetros antes de llegar al cine (todavía se le ve la cicatriz). O el día que alguien le enterró una jeringa en la mejilla (para el registro, fue en defensa propia, el también traía una jeringa, simplemente que yo siempre fui mejor en esgrima).

Nos divertimos, aprendimos, crecimos.

Sobrevivimos.

Si algo puedo decir a su favor, fue muy divertido pasar mi niñez (¿escapando? ¿cuidándome? ¿defendiéndome?) con el.

Esta va por ti, hermano.

3 comentarios to “Daniel: El juguete más peligroso”

  1. Daniel Sol said

    Creo que hace falta el otro lado de la história, primeramente, indicar que soy dos años menor, que como la mayoría de los niños modernos nuestra madre se la pasaba trabajando y por lo regular llegaba a casa mucho después de que hubiéramos limpiado toda evidencia de nuestras correrías y que como residentes del sur de la ciudad, no estuvimos en un ambiente urbano ni remotamente tan peligroso como el actual.

    Respecto a los eventos en si, ¿que puedo decir?, nos divertíamos, miembros de una familia eminentemente masculina aprendimos a demostrar el afecto con golpes al cuerpo y siempre fuimos lo suficientemente prudentes para evitar heridas de seriedad, tengo el orgullo de decir que para todas mis cicatrices, nunca he requerido puntadas (soy bueno haciendo bandoletes).

    Creo que lo que nos importa más ahora, a mi hermano y a mí, es nuestro rol ante nuestros hijos, quien sabe, quizá siga siendo el juguete más peligroso, pero ahora para mi hija (mi esposa no es afecta a Internet o no me atrevería a admitirlo), dentro de los inevitables accidentes de la niñes me queda claro que yo soy el que correo más riesgos, no renuncio a abentarla por los aires (y a la fecha no se me ha caído ni la he estrellado contra el techo), a permitirle ir, venir, agarrar y revisar muchas cosas de dudosa seguridad (siempre bajo un ojo atento) y en general llevarse un par de tropezones cuando su cuerpo en desarrollo aún no puede cumplir sus expectativas.
    Como resultado estoy muy orgulloso de mi hija, no es menos curiosa ni inquieta por sus “fracasos” y los golpes que se lleva los toma con una entereza muy grande (sin acusar insensibilidad, si el golpe llega accidentalmente de alguien más, la queja es inmediata y enérgica).
    ¿Como resolver el dilema del riezgo?, por ejemplo, ¿Dabería dejarla jugar en la calle en los años venideros?, ¿Cumpliré mis ideas de compañarla a jugar Foot Ball americano femenil, idealmente equipada?, ¿Por cuanto tiempo le resultará tan divertido como a mí el que la trate más como artículo deportivo que decorativo?.
    No lo sé, el plan es estar atento a sus intereses, mantener la mente abierta, el botiquín bien suplido, el seguro médico al día y evitar riesgos extremos o innecesarios (jugar, aprender y experimentar son cosas necesarias). Afortunadamente no soy ateo y puedo confiar en Diós para que como nuestros padres y como nosotros, sobreviva a su vida, una buena y emocionante vida.

  2. Ja,ja,ja,ja Ahora si que he reido! No manches, hubiese querido un hermano asi… (soy hijo unico y a raiz de la operacion de mi mama, parece que asi sera hasta que muera yo…). Pero creo que si me he curtido, sobrevivi a una quemada de cigarro menos de un centimetro debajo de mi ojo izquierdo, a un tenedor asesino y volador que se enterro en mi cabeza, a un coche que atropello mi pie derecho y a la mordida de un perro en mi cara (que curiosamente, cuando regrese a dicha casa un año despues, me dijeron que el perro habia muerto… pero no fue mi culpa! o si… no no lo fue! o….) Como veras, me falta mucho para ser del tipo resistente, pero uno hace lo que puede! Agradezco de corazon tu alentador mensaje en mi blog! Espero mañana poder bloggear las buenas nuevas! y tu eres el primero en saber que es buena! Saludos desde aca!

  3. Complementando lo de los juguetes más peligrosos de la historia, los 25 juguetes mas desconcertantes.

    The 25 Most Baffling Toys From Around the World

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: